Agrandar imagen

Este atractivo convoca a cultores de todas las provincias y naciones vecinas y, más allá de que se vio afectada por una bajante histórica en casi todos los afluentes de los ríos, los últimos meses, está volviendo a ser una de las mejores alternativas para los entusiastas.

En la provincia hallan la mayor diversidad de ambientes propicios que reúnen a diferentes especies. Entrando al invierno, por ejemplo, las aguas del Paraná van ganando en claridad y la pesca del dorado se activa.

Además, los amantes de la pesca con artificiales podrán practicar distintas técnicas, con amigos o en familia. Ya sea con señuelos o mosca, tendrán la oportunidad de ir en busca de su gran trofeo. Mientras que, aquellos que gustan de la pesca variada encontrarán en esta época uno de los momentos donde las grandes profundidades albergan una gran cantidad de peces que se refugian en las bajas temperaturas.